A principios de julio de 2006 salí de Madrid rumbo a Mongolia. Iba a pasar tres semanas observando al último caballo salvaje del planeta (Equus Przewalski Poliakov, takhi para los mongoles), reintroducido con éxito en el Parque Nacional de Hustai, a unos cien kilómetros al suroeste de Ulan Bator. Llevaba en la mochila tres libros. El primero, El arco y la lira, de Octavio Paz. El segundo, la obra ensayística de R. W. Emerson. El tercero, escrito en un cuaderno con tapas de damasquino aún sin estrenar, comprado el verano anterior en Capadocia —literalmente, «la tierra de los caballos bonitos»—, acabó siendo este libro. [CJA]

sábado, 11 de octubre de 2008

¿Ya conoces mi página web?

http://www.traductorliterario.com/

2 comentarios:

Emiliano Orlando dijo...

Por cierto, me pareció un blog interesante, ya pertenece a mis favoritos!

Saludos,

Orlando.

Carlos Jiménez Arribas dijo...

Siéntete como en casa, Emiliano, y muchas gracias por tu atención.
Saludos.
Carlos